Hombres Peter Pan: características y cómo evitarlos

Si eres una chica que ronda los 30 o ya los has pasado, eres independiente, tienes aspiraciones propias, objetivos laborales, independencia económica y vital, pero no descartas el amor y la vida en pareja como un aspecto de tu vida, posiblemente te hayas encontrado con alguno de estos especímenes varoniles.


Sin menospreciar al género masculino y resaltando que hay muchos hombres hechos y derechos que saben lo que quieren, bondadosos, y que cuidan de sus parejas. Hay otros tantos que no. Sí, te hablo de ese tipo de "chicos" que se creen eternos y que posiblemente piensan que tendrán la eterna juventud y buen físico como para tener novias hasta los 50-60. Inseguros, aunque aparentemente parece que se van a comer el mundo, inmaduros, inestables y narcisistas. Son algunas de las características que podrían encontrarse en común en todos ellos:


1. Infancia perdida. Normalmente alguna desgracia no superada les influye en todo su comportamiento. Desde la muerte de un ser querido cercano a una ruptura de corazón de la que pensaban la madre de sus hijos y a la que culparán de todas sus inseguridades amorosas de ahí en adelante. Con este tipo de comportamiento intentan perpetuar los momentos felices de la infancia o vivir aquella infancia o adolescencia que no tuvieron pero con las ventajas y las libertades que supone ser una persona adulta.


2. Narcisistas. Tienen un buen físico y se encargan de intentar estar a la altura de su físico. Suelen buscarse parejas físicamente que den la talla y que "estén a la altura de su físico también". Suelen ser seductores y les gusta sentirse conquistadores y en la mirada de todas las mujeres.


3. Intelectuales. Tienen un buen nivel socio-cultural. Utiliza la inteligencia para crear relaciones de "dominación-sumisión". Son una especie de wikipedia andante con enseñanzas e instrucciones constantes para sus pequeñas "padawan".


4. Serviciales. En momentos clave dan la talla y se muestran serviciales para que puedan decir que estuvieron en los malos momentos. Aunque a la hora de la verdad no sepas si tienes novio o no porque no puedes hacer planes con él porque no es tu pareja.


5. Sin identidad en la red. Probablemente no encuentres historia de relaciones ni de vida actual sentimental ni amistosa en sus redes sociales. "Están demasiado centrados en su perfil laboral como para gastar tiempo en eso". Además si quieres mantener varias relaciones a la vez lo mejor es no dejar rastro por las redes sociales.


6. Miedo al compromiso. Por supuesto. "No hay por qué etiquetarlo, no somos novios, es mi amiga..." Nunca vas a ser su pareja formal, acéptalo. Si buscas un compromiso este no es el tipo de chicos que te conviene.


7. Exigen incondicionalidad. Nunca están en un buen momento para entablar una relación sentimental pero te exigen estar a su lado si algún día quieres gozar de los privilegios del que en un supuesto futuro será tu excelente novio.



En conclusión, ¿identificas a tu compañero sentimental con estas características? Te estarás preguntando qué deberías hacer o cómo actuar, o si quizá te compense estar con esa persona. Yo te voy a hacer otra pregunta: del tiempo que has pasado con esa persona, ¿cuánto tiempo has sido feliz y cuánto tiempo no? Si el tiempo que no has sido feliz con él es superior al que sí, deberías plantearte a qué personas y a qué le quieres dedicar tiempo en tu vida. Muchas mujeres piensan que cambiarán o que la relación acabará evolucionando, pero las posibilidades de que una persona pueda cambiar a otra son realmente mínimas, al final acabarás con un agotamiento emocional que te costará sopesar si realmente te valió la pena. No desperdicies tu tiempo con alguien que realmente no quiere pasarlo contigo.


¡Feliz San Valentín!



© 2020 Esperanza Martínez Galindo Lic. Psicología